Gas y Energia Opiníon

Subir tarifas de gas no es buena idea

En Bolivia hay, a no dudarlo, un contexto económico desfavorable certificado por expertos: ejemplo concreto el producto Interno Bruto (PIB) 3,34%, es el de más bajo crecimiento desde 2011.
Sumar a ese elemento una estrepitosa caída de demanda de gas del mercado brasilero (enero 2017 exportación menos de 15 millones de metros cúbicos día (mmm3d); en febrero 16mmm3d; abril 30 mmm3d mayo y junio 15 mmm3d, de los 30 mmm3d que contractualmente se debe enviar a ese país. La economía boliviana se mueve en gran parte de los negocios de venta de gas a dos único mercados: Brasil y Argentina.

La desaceleración, se nota. Desde el Estado se agregaron algunas medidas anti-iniciativa privada: suba de electricidad y ahora incremento de gas industrial que indudablemente si va a afectar utilidad de empresas porque esos costos adicionales trasladaran al usuario final de productos/servicios. En otras palabras: a nuestros bolsillos.

En una década de pensamiento político de izquierda con mayoría parlamentaria no hay nueva legislación en hidrocarburos ni en electricidad, por tanto no se incentivó inversiones privadas de escala en ambos sectores que son vitales para el crecimiento. El reclamo es viejo y reiterado.

El crecimiento de Bolivia en 2017 no superará a 4% por ese y otros factores, entre ellos la notoria ausencia de institucionalización: la justicia es un tema pendiente. Sin justicia independiente y altamente formada va a ser difícil dar la seguridad legal a las inversiones que arriben al país. La corrupción y nepotismo van también de la mano. No menos importante el clima politico.

La suba de gas es parte del desincentivo “institucionalizado” a la iniciativa privada, son castigos al emprendimiento. A través de más impuestos y más ajustes a tarifas no se puede pensar en crecimiento.

Con relación a la suba de gas industrial  “La medida irá en desmedro de las utilidades de las empresas, ello desalentará al capital privado, cuando el país requiere del concurso de capitales de inversión”, dijo economista Jose Espinoza que coincide, básicamente, con todos en que una suba en servicios energéticos (gas y electricidad) no son las mejores medidas para paliar la crisis.

Algunos juristas, que entienden a profundidad la vieja estructura legal energética, indican que la resolución de la estatal agencia de hidrocarburos que incrementa el precio del gas natural es “inconstitucional” (artículo 87 la Ley de Hidrocarburos 3058 indica precio del Gas Natural en ningún caso, los precios del mercado interno para el Gas natural podrán sobrepasar el cincuenta por ciento (50%) del precio mínimo del contrato de exportación).

Ojo que es una ley antigua: nunca se la remozó ni se renovó la arquitectura legal de energía en más de una década.

Algunos indican que el gas está “subvencionado”, bueno sobre el particular: como no hay políticas de estado en energía es obvio que se sigue privilegiando la venta de materia prima, sin industrializar o empujar inversiones en generación de valor agregado (electricidad, por ejemplo) pero no existe la figura de subvención dado que el precio del millar de pie cúbico de gas natural que la estatal petrolera vende a los industriales privados no está por debajo de su costo de producción.

Con el ajuste, el nuevo precio del millar de pie cúbico de gas natural para la industria, pasa a estar en aproximadamente 2.56 USD, mientras que el valor de las exportaciones a Brasil y Argentina es de alrededor de 4 USD. De manera que no hay subvención.

En vez de perseguir a los formales, se debería combatir la informalidad y el contrabando, respetando la institucionalidad: el analista Jose Parada ex Secretario de la Gobernación de Santa Cruz volvió a sugerir que con urgencia se cree un consejo nacional de energía e hidrocarburos para manejar sector hidrocarburos. Esa idea es antigua y debe ser, coincidiendo con Parada, puesta en vigencia de inmediato.

Tampoco se puede atribuir a la política estatista de “nacionalización” el “éxito” de los ingresos por venta de gas: el éxito es que esa política –si puede llamarse así- es gracias a precios altos de precios del barril del petróleo. Hubo bastante dinero en ésta década pasada.

Además de no haber ley de hidrocarburos ni de electricidad, entre otros aspectos de abandono del sector: no se cumple ley de certificación de reservas de gas desde 2013. El mismo Brasil se cansa de pedir certificación de reservas para ver la potencialidad de cumplimiento boliviano de ese mercado.

En medio de esa vorágine de información, de hechos incontrastables surge otra constatación que las Empresas públicas no han funcionado adecuadamente, de manera que contribuyeron al despilfarro de ingresos del gas. Es un hecho que el estado es mal gerente, crearon empresas a dos manos y con “mega proyectos” que no fueron adecuadamente estudiados, se despilfarro bastante dinero del gas en empresas sin rentabilidad, de alto costo, con invitaciones directas en su mayoría, con serias consecuencias a la transparencia.

Ejemplo: planta de urea y amoniaco en el Chapare, lejísimos de mercados importantes. No es rentable. Es un proyecto político de muy cuestionado impacto real en la economía boliviana.

La misma gestión pública está con problemas: muchas pegas poca productividad.

Siempre subrayo un dato del secretario Parada quien indica que –cifras más o cifras menos- en Bolivia habría un despilfarro de unos 200 000 millones de USD en ésta década, producto de los ingresos de gas por buenos precios del petróleo.

Bueno. Toca frenar la crisis sin atacar al aparato productivo generador de ingresos y empleos. Tanto a ciudadanos cuanto a empresarios y a todos los formales se nos sube la electricidad, el gas, se carga el doble aguinaldo, persecución tributaria, etc. Que se persiga al crimen organizado, al contrabando, la informalidad, el mercado negro, a quienes no pagan impuestos.

Tengamos muy presente que los altos precios de USD 100/barril no van a retornar muy pronto, significa que se debe vivir en una banda de precios de 50-60 USD/barril que naturalmente construye el presupuesto del estado y tira “para abajo” cualquier proyecto nacional –o personal- de crecer a mejor ritmo, salvo que ocurra un “milagro” en el mercado global de los commodities que dispare precios arriba, pero como va positivamente la extracción de gas/petróleo vía fracking es complicado pensar en una suba de precios/barril de momento.

Populismo es destrucción de la economía, ya los estudiosos del liberalismo se cansaron en decirlo desde hace más de cien años atrás.

Boris Santos Gómez Úzqueda, Columnista

Etiquetas

Conversor de monedas

Anunciantes

Edición Impresa

Búscanos en Facebook